Arroz con leche para desayunar

IMG_3538

¿Desayunar arroz con leche? ¿Por qué no? Este desayuno nos aporta energía en forma de hidratos de carbono de absorción lenta gracias al arroz integral. Además, puedes añadirle los toppings que desees.

El arroz con leche es de esos postres que todos recordamos de nuestra infancia: esa textura cremosa y ese sabor dulce a canela. Si tan rico está, ¿por qué reservarlo para el postre o la merienda? Con unas pocas modificaciones saludables, también podemos tomarlo para desayunar, como si fueran gachas de avena.

El arroz con leche tradicional es una bomba de calorías e hidratos de carbono simples, pero no tiene por qué ser así. Esta versión aporta la fibra y los nutrientes del arroz integral y no contiene nada de azúcar. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Además, le puedes añadir todos los toppings que quieras para convertirlo en un desayuno tan completo (o goloso) como desees. Yo he optado por plátano, granola, almendras, coco rallado, chocolate negro y quinoa hinchada, para mezclar distintas texturas y sabores complementarios.

Puedes prepararlo con antelación, guardarlo en la nevera y, antes de comer, echarle un chorrito más de leche y tomarlo frío o calentarlo.

Si te decides a prepararlo, sube la foto a Instagram y etiquétame a mí, @avenayaguacate, y el hashtag #avenayaguacate para que pueda admirar tu obra.

IMG_3553

Arroz con leche para desayunar


Tiempo de preparación: 40 minutos

Raciones: 4 personas

Valor energético (por porción): 250 kcal


Ingredientes

  • 150 g de arroz integral
  • 350 ml de agua
  • 400 ml + 100 ml de leche
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla
  • 100 g de dátiles deshuesados
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • 1 cucharadita de canela

Preparación

  1. La noche anterior, pon en remojo el arroz integral.
  2. Al día siguiente, escurre y lava el arroz y ponlo en un cazo al fuego con el agua. Deja hervir a fuego medio-bajo durante 20 minutos. El agua tiene que haberse absorbido en su totalidad y el arroz tiene que estar casi al dente, aunque aún algo duro.
  3. Añade entonces los 400 ml de leche, la vainilla, la canela y la nuez moscada y deja hervir a fuego medio-bajo removiendo muy a menudo para que suelte el almidón y quede cremoso, durante 15 minutos.
  4. En una batidora de vaso, picadora o robot de cocina, bate los 100 ml de leche con los dátiles.
  5. Incorpora la mezcla de leche y dátiles al cazo y sigue removiendo a fuego lento hasta que espese, unos cinco minutos.
  6. Sirve en cuencos individuales con los toppings que más te gusten.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s